¿Qué es el apego?

Hemos oído hablar mucho sobre los tipos de apego. Ha sido estudiado en profundidad por prestigiosos psicólogos como Bowlby, Ainsworth…

El apego es un mecanismo que activa una gama de comportamientos que posibilitan la vinculación bebé- madre o figura de apego, con el objetivo biológico de aportar protección y seguridad que permitirá la exploración y el desarrollo autónomo.

Existen dos categorías: apego seguro y apego inseguro y dentro de este último podemos encontrar tres tipos diferentes.

Apego seguro

El niño explora el entorno de forma activa en presencia de su figura de apoyo. En ausencia, esta búsqueda disminuye y se manifiesta ansiedad ante la separación (llanto, sudoración…). Cuando la madre vuelve, consigue calmar el llanto, o cualquier expresión de la ansiedad, y el niño muestra alegría y necesidad de contacto. Es el tipo de apego de relaciones materno-filiales funcionales.

¿En qué podemos observar este tipo de apego?

  • El niño puede alejarse de la madre para explorar
  • Inseguridad o ansiedad ante la ausencia de la madre
  • Se muestran seguros mientras están junto a su figura de apoyo
  • Protesta ante la separación
  • Recibe la llegada con alivio
  • Establece buena relación con extraños

Apego inseguro

Podemos encontrar diferentes tipos de apego inseguro: Ansioso/evitador; Ansioso- resistente/ambivalente; Ansioso/ desorganizado.

Apego evitador

Reaccionan ante la separación breve con escasa ansiedad y muestran desinterés en el encuentro. Uno de los signos característicos, es que el pequeño, evita o ignora a su base de apoyo cuando esta regresa. El niño puede mostrarse poco afectado por la separación.

El niño muestra la no necesidad de confort con la figura de apoyo.

Las consecuencias de este tipo de apego:

  • Frecuentes conductas de evitación.
  • Diferentes muestras de agresividad y hostilidad
  • Interacciones negativas con sus iguales
  • Se muestran negativistas, irritables, pueden presentar distancia emocional y en ocasiones solitarios.

Apego ansioso-resistente/ambivalente

Puede mostrarse cauteloso ante la posible separación con escasa exploración. Aparece ansiedad ante la separación y no se tranquilizan en el reencuentro, busca consuelo, pero, a la vez, lo rechaza, está ambivalente, y en ocasiones puede mostrar resistencia.

Las consecuencias de este tipo de apego, son observables en la edad escolar, ya que suele comportarse igual y ser niños poco asertivos, fácilmente inhibidos y con escasa interacción con otros niños de su edad.

Apego ansioso-desorganizado

Puede entenderse como una mezcla entre los dos últimos. Son niños angustiados e inseguros ante la separación con su figura de apego.

Son niños que poseen sentimientos ambivalentes de cariño y temor a la vez.

Un punto importante a la hora de observar la relación madre-hijo, son las circunstancias familiares (problemas socioeconómicos, familiares o convivencia).

Es importante no olvidar que los rasgos que hemos descrito en los diferentes tipos de apego son dimensionales y en ocasiones, puede presentarse casos mixtos.

Porque una imagen vale más de mil palabras, os dejamos un vídeo donde se exponen  los tipos de apego descritos anteriormente. (Simulación de la realidad de M.Ainsworth)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: